Un verano con jóvenes colombianos desplazados

Hola, soy Antonio Bohórquez, escolar jesuita. Durante el pasado verano he participado en el programa de Entreculturas «Experiencia Sur«, con destino en Soacha, Colombia, donde he estado colaborando con el JRS.

Soacha es una ciudad al sur de Bogotá, en la que viven muchas personas llegadas de otros puntos del país. La causa de su desplazamiento ha sido el largo conflicto colombiano que, aunque dando paso a una frágil paz, sigue aún provocando numerosos desplazados internos. A esta realidad, se suma la dinámica del llamado «desplazamiento intraurbano». La causa de esta segunda modalidad de desplazamiento son las dinámicas de violencia que se producen dentro de los propios asentamientos y barrios en los que viven las personas desplazadas.

El trabajo del equipo de JRS Soacha se centra en intervenciones dirigidas a la prevención y a la integración local. Para ello, trabajan con organizaciones juveniles a fin de prevenir que los jóvenes caigan bajo la órbita de grupos violentos, así como para fomentar su apropiación del territorio. Este segundo aspecto es muy importante, tratándose de población desplazada y por tanto, con escasos vínculos con el territorio que habitan.

JRS Colombia tiene otras cuatro sedes en Nariño, Valle del Cauca, Norte de Santander y Magdalena Medio. Actualmente, la atención a personas venezolanas está cobrando cada vez mayor protagonismo, pero sin olvidar a los desplazados internos.

Antonio Bohórquez, SJ

Dejar una contestacion