Así vivimos Elena y Fernando el encuentro VOLPA

TRAYECTO: EL YO. Tras varias sesiones puntuales en nuestras ciudades, nos encontrábamos en un coche camino de Galapagar. Era viernes noche, cansados, tras una larga semana de trabajo; ésta no había sido diferente hasta ese momento. Nos asaltaban las dudas y la incertidumbre de lo que nos esperaba allí. Nuestro “I Encuentro VOLPA estatal, Febrero 2019”. Durante el trayecto buscábamos conversaciones que parecían ajenas: el objetivo era disimular todas esas preguntas que inundaban nuestros pensamientos. ¿Qué nos espera en Galapagar? ¿Cómo será el albergue? ¿Y nuestros compañeros de viaje de otras partes de España? ¿Y los formadores y miembros del programa VOLPA? ¿Qué actividades desarrollaremos durante este intenso e ilusionante fin de semana? ¿Qué expectativas tienen de nosotros?

LLEGADA: EL TÚ. Varias horas de carretera después y muchas más preguntas, allí estábamos. Nuestra primera impresión fue de alegría e ilusión. En las caras de nuestros compañeros ante lo que nos unía allí; en los reencuentros de antiguos compañeros-amigos tras varios meses o años sin verse; en las sonrisas de cada una de las personas que nos iban saludando y dando la bienvenida… ALEGRÍA por conocernos y compartir espacio y tiempo pero, sobre todo, por sentir que, esperanzas como la justicia social, solidaridad entre pueblos o la igualdad siguen vivos en cada uno de los que allí nos encontrábamos, y con mucha fuerza, y en cada uno de nuestros sentimientos y pensamientos.

EL ENCUENTRO.  Dos objetivos para todo el fin de semana: profundización retrospectiva en nuestras MOTIVACIONES y conocer mejor la organización y el programa VOLPA. Actividades, dinámicas, debates, reuniones, exposiciones, ejercicios, concursos, COMPARTIR y COMPARTIR; introspecciones, verbalizaciones, risas, emociones, sentimientos, palabras que te encojen el alma, bailes, juegos, etc. Sin darnos cuenta, ya estábamos a domingo y a punto de partir a nuestras ciudades. En el trayecto de vuelta solo un pensamiento ahora: agradecimiento por formar parte de este grupo, de esta experiencia, de este proceso de aprendizaje continuo… y, por supuesto, ganas de volver a ver todas esas caras que habían aparecido en nuestras vidas de nuevo en Mayo.

Hay mucho que agradecer a todos los que hicieron posible esta experiencia inolvidable. Todos los FORMADORES Y ACOMPAÑANTES y miembros de Entreculturas-VOLPA, por su dedicación, cercanía, experiencia, paciencia y capacidad de escucha. Los RESPONSABLES DEL ALBERGUE por facilitarnos un lugar de encuentro, no solo físico sino, mucho más importante, también de acogida. Y por supuesto a vosotros, COMPAÑEROS VOLPA que hasta ese viernes erais desconocidos; los que ya habéis vuelto o los que estáis a puntos de marchar, los que tenemos dudas y los que no, a TODOS. Por expresar, compartir, acompañar, soñar, llorar, reír, ayudar,sentir sin limitaciones… A todos por facilitar y enriquecer este proceso tan retrospectivo y apasionante que nos lleve al CRECIMIENTO PERSONAL.  Muchas gracias!!!

Elena y Fernando  /  VOLPAs de Teruel y Zaragoza

Dejar una contestacion