Contemplar la realidad en familia

Desde ayer domingo y hasta el 15 de julio, nos hemos reunido en el Puerto de Santa María unas 30 personas del Sector Social de la Provincia Sj de España, pertenecientes a distintas instituciones (SJM Valencia, Migrastudium, Alboan, Nazaret, Asociación para la Libertad, la Saut Alta, Centro Padre Lasa, Hogar de San José, A moverse, Arrels Sant Ignasi, Asociación Claver, y Entreculturas).

Hemos sido invitadas por el equipo de formación del Sector (Luis Arancibia -nuestro Delegado de lo Social-, Cecilia Villarroel, Chema Castell, Martín Iriberri Y Roger Torres) a «mirar contemplativamente la realidad».

¿Cómo se hace eso? os preguntaréis… y lo más importante ¿Para qué? 

  • Se precisa una mirada consciente. Así nos invitaba a hacerlo Cecilia poniéndonos unas gafas («Las gafas de Clara») únicas, capaces de orientar la mirada hacia alguna realidad cuestionadora a la que, de no ser por las gafas, probablemente no miraríamos.
  • De una mirada compasiva; fuimos llamadas a fijarnos en la ternura de Dios cuando mira al mundo y a nosotros/as, ruta imprescindible para aprender a desarrollar esa mirada compasiva, de amor.
  • De una mirada creadora,  capaz de ver la potencialidad en el horizonte, más allá de lo inmediado y sus limitaciones.

Con esa mirada contemplativa hemos mirado este último año y medio de pandemia, queriendo tomar consciencia de lo vivido y lo aprendido; a nivel personal e institucional.

¿Para qué? Llamadas a contemplar para profundizar y transformar la realidad de injusticia.

En la tarde de hoy, en clave de seguir aprendiendo, nos hemos preguntado cuáles son nuestros colirios (lo que nos ayuda a ver contemplativamente la realidad) y cuáles nuestras vendas (lo que nos dificulta o impide ver).

El equipo de Entreculturas hemos dialogado sobre ello… un lujo seguir compartiendo desde nuestra diversidad.

En el registro del cierre del día nos hemos sentido conectadas, con Alboan y el resto de obras… porque el sentimiento de llamada a transformar la realidad injusta desde nuestras riquezas y nuestras vulnerabilidades; sabiendo que nuestra fuerza no reside en nosotras sino en el trabajo en red y en el modo de estar y hacer, nos lleva a seguir profundizando y comprometernos, de la mano de nuestros socios en terreno: Fe y Alegría, JRS y familia y Centros Sociales.

Dejar una contestacion