Hacia un Pacto Mundial sobre Migraciones

El pasado 1 de abril tuvo lugar en la SEGIB un encuentro entorno al Pacto Mundial sobre Migraciones.

La Conferencia Magistral corrió a cargo de Fernando de la Mora (Delegado de la Misión Permanente de México ante las Naciones Unidas de la Secretaría de Relaciones Exteriores) quien comenzó explicando el proceso de negociación del Pacto. Así, la ONU siempre había dejado de lado el tema de la migración al ser un tema controvertido que suele suscitar reacciones relacionadas con la soberanía nacional y la identidad. Debido a la coyuntura en el año 2016 se decide abordar el tema y se aprueba la Declaración de Nueva York por la que los países se comprometían a adoptar el Pacto. La idea era apoyarse en datos y evidencias para evitar que los prejuicios y percepciones definieran el tema migratorio. La negociación pasó por diferentes fases en las que se empezó a poner de manifiesto la importancia de superar las categorías de país de origen, de destino y de tránsito, y de realzar el papel de lo local, lo nacional, lo regional y lo global. Fue un proceso multilateral en el que no solo participaron los gobiernos sino que también tuvo una voz la sociedad civil. No se trataba de negociar un instrumento jurídicamente vinculante, lo que se quiso es llegar a un justo medio que se materializaba en un tipo de Pacto que no ha existido jamás en la historia. Fernando de la Mora recordaba que el Pacto no previene o promueve la migración, si no que pone de manifiesto su existencia y la necesidad de cooperar para que sea ordenada y regular.

El Pacto nace de la Agenda 2030 y de la Declaración de Nueva York ya que “no se puede entender el desarrollo sostenible sin la migración, ni la migración sin el paradigma del desarrollo sostenible”, en palabras de Fernando de la Mora.

Por otro lado, en relación a la implementación del Pacto, se implementará a nivel nacional, a nivel diplomático teniendo lugar un foro de examen del Pacto cada cuatro años, y a nivel de las instituciones internacionales, estableciéndose una red bajo el liderazgo y la experiencia de la OIM para dar coherencia a todo el proceso. Fernando de la Mora terminaba su conferencia invitando a que la cooperación en materia internacional sea la norma y no la excepción.

Tras esta ponencia, tuvo lugar una mesa redonda moderada por Gonzalo Fanjul (PorCausa) en la que participaron: Alejandro Guidi (Asesor Regional Principal para las Américas de la OIM), Ignacio Corlazzoli (Representante de la Oficina en Europa del BID), Inmaculada Zamora, Secretaria General de la FIIAPP) y Mercedes Sánchez Pedrosa (Jefa del Departamento de Cooperación con Centroamérica, México y el Caribe de la AECID).

Lo interesante de los ponentes es que no representaban a Estados sino que representaban a diferentes instituciones que tienen mucho que decir en relación al Pacto, cada una desde su ámbito de actuación. Se trataron diferentes temas como es el aumento del desplazamiento forzoso. Alejandro Guidi recordaba ejemplos de buenas prácticas en Iberoamérica como fue la regularización en Argentina de más de dos millones de personas migrantes, o la actual gestión en Colombia a través de un mecanismo especifico de la llegada de las personas que huyen del conflicto de Venezuela. En este contexto, se resaltaba la importancia de la cooperación regional y de no cerrar las fronteras. Se habló también de iniciativas concretas impulsadas por estos organismos. Por ejemplo, la FIAPP va a empezar a prestar asistencia técnica relacionada con el tema migratorio con el objetivo de fortalecer a las instituciones en América Latina. Por otro lado, el BID, junto con otros bancos como es el Banco Mundial, el Islámico y el Africano, ha creado una plataforma común para trabajar el tema de las migraciones. Ignacio Corlazzoli recordaba las palabras del Papa Francisco de acoger, proteger, promover e integrar a las personas migrantes, resaltando que el BID comparte esa idea.

El encuentro terminó con una conversación entre Rebeca Grynspan (Secretaria General Iberoamericana – SEGIB) y Manuela Carmena (Alcaldesa de Madrid y Presidenta Unión de Ciudades y Capitales Iberoamericanas).

Manuela Carmena recordaba que aunque los ayuntamientos no tienen competencia en materia migratoria, sí tienen incumbencia en el tema. Es en el marco de esta incumbencia donde su Ayuntamiento se ha comprometido a que todos los niños y niñas en Madrid vayan a la escuela, siendo la escuela imprescindible a la hora de hablar de integración social, y a que todas las personas que no están regularizadas tengan un lugar donde dormir. Otra de las iniciativas realizadas son convenios con otras ciudades emisoras de migración. Carmena, mencionando las muertes en el Mediterráneo, recordaba las palabras del Papa Francisco que decía que Europa ha perdido la capacidad de llorar.

Por otro lado Rebeca Grynspan, recordaba la importancia de vincular las migraciones al desarrollo, y no tanto a la seguridad. También resaltaba la amplia experiencia positiva que tiene España acogiendo a migrantes, especialmente de origen latinoamericano. Rebeca citaba como buena práctica el Convenio se Seguridad Social Iberoamericano. Por otro lado, mencionaba que las cifras mayores de migración están en los países en vías de desarrollo que no ponen freno a esta migración tal y como hace Europa, y que por ello hay que combatir la narrativa del miedo. Se refirió asimismo a la importancia del largo plazo con un enfoque de desarrollo a la hora de establecer políticas migratorias.

Dejar una contestacion