La Red Solidaria de Jóvenes de Extremadura compartiendo experiencias en Medellín (Colombia).

Participantes de la Red Solidaria de Jóvenes de Extremadura han compartido del 9 al 16 de Febrero un intercambio de experiencias con la red de Juventudes Fe y Alegría Colombia en Medellín.

Joaquín y Dani (como alumnos) y Gema y Maricruz (como educadoras) junto a Raquel, técnica de Entreculturas se han encontrado con otros jóvenes para seguir construyendo ciudadanía global que se moviliza y se multiplica, que da vida a la red Generación 21+ .

Gracias al conocimiento de otras realidades, hemos ido conectando en intercambiando experiencias en lo que hemos llamado tejer la vida. Gracias a la acogida de Paula, Yorman y Jenny  (Coordinadora y voluntarios de Fe y Alegría Colombia); hemos llenado la mochila de momentos como las visitas a los centros educativos Abraham Reyes y Nueva Generación, de compartir con jóvenes de los procesos de lideres en PartipAccion de Pereira y Manizales, de la corporación Picacho con Futuro, el grupo Carpe Diem. También de abrir las puertas junto a nuestros anfitriones de lo que será su proyecto más nuevo, el centro comunitario en el barrio del Granizal. Sin olvidar a los más pequeños que nos han brindado grandes sonrisas: los Hogares Infantiles, Gus Gus y Travesuras. Uno de los los momentos más significativos y que más nos ha interpelado ha sido el intercambio en el Telar de la mujer: grandes mujeres, grandes historias y la muestra de lo que es ser un pueblo resiliente.

Somos conscientes de lo que queda por hacer, pero tal como nos han contando allá, no podemos olvidar que somos caminantes y que el camino sigue. Llegamos con el compromiso de una gran tarea: la de ciudadanos globales con ganas de mancharnos las manos por la construcción de un mundo mejor y con las energías suficientes para contagiar a otr@s y hacerlo realidad. Esta red de redes y esta vivencia nos convencen aún más de la frase que llevamos por bandera: Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo. Un proyecto para seguir soñando.

Dejar una contestacion