Llevando el Pacto Mundial de Migraciones a la práctica: una oportunidad para la movilidad legal y segura

El pasado 22 octubre 2019 asistimos a un evento organizado por FUNCAS acerca de una propuesta para llevar a la práctica el Pacto Mundial sobre Migraciones. Helen Dempster, del Center for Global Development presentó su propuesta “Global Skills Partnerships”, que tiene el objetivo de entender y modelar la migración legal de trabajadores entre África y Europa.

Su ponencia versó sobre la relación entre desarrollo económico y migraciones. Estamos acostumbrados a escuchar que si se aumenta la ayuda, la migración disminuirá. Sin embargo, la realidad muestra que las personas migran por diversas causas como son las pocas oportunidades económicas, el cambio climático y los conflictos, por lo que si se destina ayuda a todas estas causas,  la migración aumentará, en lugar de disminuir.

Entre los motivos existentes para la migración, destaca el demográfico: no existen oportunidades laborales en los países de origen y las personas jóvenes quieren migrar. Asimismo, en 2100 la población en África subsahariana habrá aumentado un 400%.

En Europa la población en edad de trabajar está disminuyendo. El sector privado se está viendo afectado por esta falta de trabajadores y está demandando nuevos tipos de trabajadores y proyectos. Por otro lado, la población local no quiere realizar este tipo de trabajos.

Con este contexto, lo que se propone es el Global skills partnership (https://www.cgdev.org/sites/default/files/Global-Skills-Partnership-Brochure-web.pdf). Mediante este programa, el país de destino ofrece formación en el país de origen a los potenciales migrantes antes de que decidan migrar. Algunas de estas personas decidirán quedarse en sus países de origen y ya estarán formadas para contribuir allí, mientras que otras decidirán migrar y serán capaces de contribuir en el país de destino. Este modelo favorece el desarrollo y es altamente flexible ya que cada vez que se negocian los términos del acuerdo, se pueden cambiar las condiciones.

¿Quiénes se benefician? Los países de destino, como son por ejemplo los europeos. Los países de origen incrementan su capital humano y reciben remesas. Las personas formadas en el programa, pueden migrar de manera segura y legal. Y todos los demás pueden beneficiarse de esos puestos de trabajo que quedan cubiertos.

A día de hoy este programa está siendo implementado en Australia, en Alemania (con Kosovo) está en construcción y en Bélgica (con Marruecos). La Unión Europea lo está financiando a través de su mobility partnership.

Tras la ponencia de Helen Dempster, tuvo lugar una mesa redonda en la que participaron Maria Miyar (FUNCAS), Gonzalo Fanjul (PorCausa) y Amparo González-Ferrer (CSIC). Resultó interesante en la intervención de Gonzalo Fanjul, su propuesta de involucrar más al sector privado, escuchar más a los empleadores y sindicatos, así como a las nuevas agencias de migración que se están  creando en ciertos países. Fanjul también puntualizó que los actores tradicionales de la comunidad del desarrollo, deberían estar involucrados en este tipo de propuestas ya que una de las palancas del desarrollo se basa las oportunidades que genera la movilidad humana y la migración segura es una herramienta de desarrollo.

Dejar una contestacion