Tiempo de cuidados y trabajo online en Valladolid

Una oportunidad de encuentro no es algo a lo que un voluntario de Entreculturas suela decir que no. A día de hoy es cuando más unidos tenemos que estar, y tampoco es inusual para nosotros, la gente joven, hacer video-llamadas. Así que cómo no íbamos a hacerlo con alguien que vive dos manzanas más abajo. Sin duda, es una de mis formas favoritas de vencer los momentos de bajón que provoca a veces el confinamiento. Siempre con un que tal por delante, es fácil sacar a relucir las locuras más recientes que la cuarentena nos ha hecho hacer y las anécdotas vuelan. Las risas se entrecortan cuando la conexión falla pero nada hay como volver a reír juntos y juntas.

Comenzamos con la reunión a las 17:00 horas del lunes 6 de abril y nuestros coordinadores nos proponen pensar y llevar a cabo un acción entorno a tres días internacionales próximos a la fecha. Poco después se decide una acción con pancartas en las ventanas para el día de la Tierra (22 de marzo), y unas clases sobre como aprender a bailar el tema de este pasado Encuentro Global: la canción «Internacionales» del grupo Bomba Estéreo, para el día de la danza (29 de abril). También se decide hacer una recopilación de besos, cinco por persona, para poder elaborar un vídeo por el día del Beso (13 de abril).

Por parte del equipo de Educación de la delegación, se transmite la petición para participar en la propuesta online de #LaMejorLeccion de la Campaña Mundial por la Educación para reflexionar sobre el derecho a la educación en tiempos del COVID-19 y la influencia de la brecha digital. Como todas las propuestas anteriores ésta también se recoge al vuelo sin dudarlo.

Por último y no menos importante, se llega a la convicción de la necesidad de realizar por parte de todos los voluntarios del equipo el curso Básico de Voluntariado de la Escuela Online de Entreculturas.

Nuestra primera reunión online se desarrolla con un gran positivismo, lejos del estancamiento que era de esperar en esta situación. No cabe duda de que las medidas de aislamiento social, si bien nos han parado en nuestras casas, no ha hecho sino darnos más motivación y tiempo para trabajar. Siempre es una agradable sorpresa que los ánimos estén tan altos que haya ganas de seguir avanzando, ¡es contagioso! Y aunque nos a veces nos cuesta un poco arrancar (con problemas técnicos o sin ellos) definitivamente, da gusto volver a casa.

Dejar una contestacion