Una escuela que vive a puertas abiertas

Son las 7.30 de la mañana en Bogotá y acompaño a Zoila a visitar iniciativas de desarrollo comunitario de Fe y Alegría. A veces lo hacen desde los colegios y otras desde centros independientes. Zoila es dominicana pero lleva muchos años en Colombia, ya tiene la nacionalidad. Es religiosa pero con sus vaqueros y su camisa rosa no lo parece, tiene una risa amplia.

Tras una hora y media de autobuses, llegamos al Colegio Fe y Alegría San Ignacio, al sur de la ciudad. Su Directora es una mujer laica, casada, con mucha experiencia. Lleva toda su vida en Fe y Alegría. Transmite pasión y cariño por su trabajo, por los alumnos, transmite también una honda espiritualidad:

«Toda escuela de Fe y Alegría debería tener desarrollo comunitario. Es una de nuestras señas de identidad. El alumno sabe que no viene aquí solo a aprender él sino a mejorar su comunidad. Organizamos muchos cursos los fines de semana, salimos a la calle, los padres y madres participan mucho en el colegio. En fin, no entendemos la escuela sin la comunidad, son parte de nuestro proyecto».

Y luego habla de la violencia, en el distrito notan un repunte de la misma. El párroco les ha pedido que no dejen a los niños en las calles en vacaciones, que no cierren el colegio. Las madres piden que salgan antes del colegio para encerrarse en casa, han llegado otra vez panfletos señalando a gente del barrio para que se vaya o la matarán. La violencia sigue, parecía que con los Acuerdos de Paz iban a irse solucionado los problemas, pero la violencia está otra vez en el barrio.

«Gracias a Dios, la escuela aquí es un espacio seguro y es respetada por los grupos armados, en otros barrios, no».

Y sigue desgranando el difícil contexto de las familias. Está especialmente orgullosa de que las alumnas embarazadas sigan en el colegio y no abandonen, ni los papás, que también los hay. La escuela apoya su permanencia en el sistema y está teniendo mucho éxito. Zoila me avisa, debemos irnos. Tiene reuniones en Soacha y luego en Palermo Sur con la universidad Javeriana, son trayectos muy largos de un sitio a otro y no quiere que lleguemos tarde.

Y nos despedimos, Colegio Fe y Alegría San Ignacio

Dejar una contestacion