Entreculturas y Amoverse siguen construyendo ciudadanía global de la mano

Este curso 2018/2019 hemos compartido un año de ilusión, trabajo en conjunto y mucho aprendizaje junto a los grupos de jóvenes y al equipo educativo de los barrios de Ventilla y El Pozo en la Fundación Amoverse en Madrid.

Con una misión y mirada compartida, el pasado agosto del 2018 empezamos a construir un proyecto de la mano, vinculando la trayectoria en educación para la ciudadanía global y la línea de trabajo educativo y comunitario Decide-Convive que estamos impulsando desde Entreculturas, con los procesos de acompañamiento socioeducativo con jóvenes que lleva realizando Amoverse en varios distritos de Madrid. Todo surgió desde la apuesta por crear experiencias de encuentro y participación a través de metodologías cooperativas y vivenciales para promover el compromiso con la transformación de los desafíos globales que más preocupan a las y los jóvenes en su entorno y en el mundo.

Profundizando en realidades como las migraciones forzosas, la convivencia intercultural, el racismo, y la desigualdad de género a través de sesiones acompañadas por el equipo educativo de Entreculturas, los grupos de adolescencia de ambos barrios Ventilla y El Pozo han estado aterrizando estos retos globales a sus contextos locales en Madrid, compartiendo vivencias y preocupaciones propias, con el objetivo de proponer alternativas de cambio concretas y realizables. La oportunidad de contextualizar los contenidos de educación para la ciudadanía global, de encontrarnos regularmente con los grupos, trabajar de la mano con el equipo educativo de Amoverse, y de escuchar las realidades de cada barrio y grupo, han hecho de este proceso socioeducativo un camino constante de aprender, desaprender, y vincular los amplios Objetivos de Desarrollo Sostenible con los intereses, perspectivas y motivación propias de las y los jóvenes.

Es así como se ha ido construyendo un proceso socioeducativo y comunitario en el que promover igualdad, cultura de acogida, e inclusión se traducen en una tarde en la que desmontamos mitos racistas y xenófobos, escribimos historias entorno a cómo convivir en diversidad intercultural, o grabamos un vídeo para incidir en la necesidad de tratarnos en igualdad todas las personas. Por complejos que puedan parecer los grandes retos globales a los que nos enfrentamos en el mundo, cuando se trabajan desde una mirada local, en equipo, y proponiendo alternativas como ciudadanos y ciudadanas comprometidas con su entorno, la tarea resulta más ilusionante, enriquecedora y alcanzable.

Tras encontrarnos la semana pasada para evaluar este primer año, seguimos construyendo de la mano en próximos espacios y oportunidades, como la representación de los grupos de adolescencia de Amoverse en la Red Solidaria de Jóvenes de Madrid. Ha sido un primer año de trabajo conjunto en el que ya se han ido entretejiendo sueños, capacidades y acciones compartidas con las y los jóvenes y entre los equipos educativos de Entreculturas y Amoverse. Por ello, concluir con un enorme agradecimiento a todas las personas involucradas en este trabajo entre equipos y en esta misión ilusionante que es construir ciudadanía global en todos los espacios socioeducativos y comunitarios en los que convivimos, desde Madrid y más allá.

 

Un comentario

Dejar una contestacion