Niñas refugiadas alzan sus voces en Chad por su derecho a la educación, en el Día de la Salud Menstrual

Hoy día 28 de mayo se celebra en Chad el Día de la Salud Menstrual, y más de cien cartas escritas por niñas sudanesas refugiadas en el país serán entregadas a representantes del gobierno.
Participantes de La Luz de las Niñas han escrito cartas expresando la importancia que para ellas tiene la educación y lo fundamental que es poder asistir a la escuela también durante su menstruación.
Garantizar su derecho a la salud menstrual es fundamental para garantizar su derecho a la educación.
Hoy Sima Issack Adam, refugiada del campo de Goz Beida y alumna del Lycée de Djabal de JRS Chad, entregará estas cartas en nombre de sus compañeras en el evento oficial por el Día de la Salud Mentrual a los representantes de los Ministerios de Educación, Salud y Protección Social.
Como cantan en el vídeo que os compartimos con esta noticia, ellas lo tienen claro: «Somos niñas, tenemos la menstruación, y con ella o sin ella ¡tenemos que ir al colegio!».
En Chad y en otros países con los que trabajamos, muchas niñas dejan de asistir a la escuela los días que tienen la menstruación, lo que les perjudica en su educación y vulnera sus derechos, ya que a menudo les obliga a permanecer en casa y abandonar sus actividades diarias. Es una discriminación hacia las niñas y mujeres, que tiene origen en el estigma social que rodea a la menstruación y también se debe a que a menudo no tienen acceso a productos de higiene personal, a instalaciones de agua y saneamiento adecuadas, así como a una educación sexual que les dé la información y el acompañamiento que necesitan. 

Como consecuencia de todo esto, existen riesgos importantes tanto de aislamiento social como de abandono escolar de muchas niñas durante los periodos de menstruación, lo que tiene resultados muy negativos en sus logros académicos, y aumenta el riesgo de que estas niñas sean víctimas de matrimonios o embarazos forzados. Todos estos riesgos son más amenazadores para las niñas sudanesas que crecen en los campos de refugiados del país, y por eso el Servicio Jesuita para Refugiados con apoyo de Entreculturas concentra sus esfuerzos con La Luz de las Niñas en apoyarlas.

Dejar una contestacion